Biografía de Rick Simpson

3 de junio de 2013 | By | Add a Comment

Rick Simpson, auto-proclamado un hombre ordinario, está en una cruzada contra las compañías farmacéuticas mundiales, legisladores y políticos para legalizar la distribución de algo tan banal como la cura del cáncer. Y no lo quiere hacer por el beneficio económico que esta medicina le podría reportar, sino para  proporcionársela a todo aquel que la necesite para el tratamiento de desórdenes alimenticios, enfermedades de la piel o problemas en el hígado, como lo hace desde el año 2006, entregando sin costo su Aceite de Cannabis.

A día de hoy, los resultados de los tratamientos han sido excelentes, con más de 5.000 patologías tratadas, sin la necesidad de utilizarse tratamientos tóxicos como la quimioterapia ni costosas drogas.

De hecho, Rick remarca que en su experiencia, dependiendo del individuo y cuanto tiempo ha estado expuesto a la quimioterapia de hoy en día y otros tratamientos de drogas tóxicas, hay evidencias de que si una persona diagnosticada con cáncer de próstata ingiere 60 miligramos de Aceite de Cannabis durante un período de 3 meses, consigue una total remisión del cáncer.

 

Rick Simpson

 

Rick Simpson nació en Canadá en 1949 y creció como cualquier niño de los años cincuenta y sesenta. En el año 1969 un primo de Rick llamado David, fue diagnosticado de cáncer. En un primer momento y debido a que el cáncer no se presentaba con tanta frecuencia en aquella época, creyó que el diagnóstico era incorrecto; su primo era demasiado joven para padecer cáncer. Tres años más tarde, David moría de cáncer con 25 años.

En 1975, mientras escuchaba la radio, un locutor comentó un estudio que demostraba que el THC presente en la planta de la marihuana mataba células cancerígenas  Teniendo presente la muerte de su primo pocos años antes, este informe llamó la atención de Rick, pero con el paso de los años y no habiendo escuchado ni leído más noticias de este tipo, empezó a no creer en el asunto. “Si fuera verdad, el sistema estaría utilizando THC para curar el cáncer”, pensaba.

Rick trabajó dentro de los circuitos médicos de Canadá desde los inicios de los años setenta hasta 1997. Durante su experiencia pudo ser testigo presencial del aumento de la tasa de personas diagnosticadas de cáncer y patologías similares. Era desconcertante para él porque hasta antes de 1970 el cáncer era considerada una enfermedad  casi “rara”. Así como aumentaba la cantidad de personas diagnosticadas de cáncer, aumentaba también la mortalidad por esta causa; Rick se preguntaba el cómo y el porqué de tantas personas sucumbiendo a esta enfermedad.

Investigaciones realizadas por el propio Rick Simpson concluyeron que este aumento de casos estaba en directa relación con combinaciones del medio ambiente, estilos de vida y toxinas. Las personas de países occidentales están constantemente envueltas y expuestas a una dosis diaria de químicos, venenos y cancerígenos, talco, amianto o dióxido de silicio, que causan estragos en nuestro sistema inmune. Rick concluye también que “nuestro suministro de comida moderna no es apto para el consumo humano”, incluyéndose “hormonas en nuestros productos cárnicos”. Además, dice que “el 90% de nuestros cánceres son causados por el medio ambiente”.

 

RICK SIMPSON

En 1998, Rick empieza a experimentar con el cultivo de marihuana. Entre 1993 y 1994 intenta realizar un aceite de cáñamo. Sin embargo las instrucciones que poseía eran inservibles y no tenían ningún sentido científico.

A finales de la década de los noventa, en 1997, Rick sufre una lesión muy grave en la cabeza, con síndrome de post-conmoción cerebral, dejándole en sus oídos  un zumbido similar al motor de una cortadora de césped, las 24 horas del día. Durante 5 años probó todos los tratamientos, medicinas y químicos que le fueron prescritos por los médicos. Nada le daba una mejoría. Al contrario, sentía que “todo lo que hacían –los medicamentos– era empeorarme”.

También fue en 1998, cuando Rick vio un show televisivo presentado por el Dr. David Suzuki llamado “The Nature of Things” –La Naturaleza de las Cosas– , donde muchas personas aparecían fumando marihuana. El programa remarcaba los efectos de la marihuana y cómo ayudaba a las personas con sus diferentes problemas de salud. Rick llegó a decir que para antes de esa oportunidad, nunca había considerado al Cannabis como algo medicinal.

En el afán de buscar alternativas a su padecer, Rick contactó con un amigo preguntándole si tenía marihuana para él. Después de fumarse medio cigarro de Cannabis encontró un efecto mucho más satisfactorio que todas las medicinas que tomaba para su patología, consiguiendo apaciguar el zumbido en la cabeza. Por ello contactó con su doctor para que le hiciera una prescripción de esta medicina, pero el médico se negó a hacerla.

Para 1999, Rick se encontraba demasiado aquejado con su lesión de la cabeza. Tanto, que llegó a considerar la posibilidad del suicidio con un disparo en la boca al no poder seguir con su vida de manera normal. Pero teniendo en cuenta el desastre que representaría para su familia, desechó la idea. En lugar de esa salida, decidió buscar alternativas para auto-ayudarse. Por alguna razón le vinieron a la mente sus anteriores intentos de realizar el aceite de cannabis. Si fumar marihuana le había resultado satisfactorio, se preguntaba que pasaría si tuviese un aceite concentrado. Más tarde, el mismo año, Rick estudió las instrucciones que le habían dado equivocadas y descubrió  los errores que contenían. Esta vez decidió explorar alternativas para hacer su propio método de extracción. Al resultado que obtuvo le llamó “Potent Perfect” –Potente Perfecto–. Rick no utilizó el aceite de forma periódica hasta 2001. Una vez más intentó que su doctor le recetara Cannabis, pero éste volvió a negarse. Su propio médico se atrevió a decirle que “todos los medicamentos artificiales que podía recomendar ya los había utilizado, y no le habían servido para nada”. Rick se encontró con dos alternativas: o no mejorar o convertirse en un criminal; optó por la segunda.

ricksimpson

 

Teniendo presente que no tenía idea de lo que el producto le iba a hacer, empezó a tomar pequeñas dosis. Durante un mes fue incrementando las dosis. Al final del primer mes había tomado un cuarto de gramo, cada noche, una hora antes de irse a la cama. La dosis “lo noqueaba”. Cada mañana se despertaba descansado y bien, desde el síndrome de post-conmoción cerebral tenía problemas para dormir.  No sólo eso, también había desaparecido su artritis, padecía molestias en los tobillos desde los 45 años. Más allá de su mejoría, le preocupaba su pérdida de peso. Pesaba 86 Kg. Tras empezar a tomar el aceite bajó rápidamente a 74 Kg. Al llegar a los 72,5 Kg. dejó de perder peso. Según Rick “es como si pareciera que el aceite sabe cuanto tengo que pesar”. En nada, el aceite le brindó bienestar general y buena salud. Dice consumir un tercio de la comida que solía ingerir, porque “el aceite lo mantiene alejado de la comida basura”.

Después de tres o cuatro semanas de empezar a tomar el aceite, su cuerpo ya se había acostumbrado a él. No se sentía cansado y otros efectos secundarios desaparecieron. Pudo apreciar con sus propios ojos como el aceite reducía hasta curar un cáncer de piel que tenía próximo a su ojo derecho. Convencido con su propia experiencia, empezó a realizar investigaciones y encontró que el Cannabis, durante siglos, había servido como cura en muchas civilizaciones antiguas y se utilizaba como medicina, en vez de la mezcla de distintos químicos para fabricar drogas legales (fármacos), como sucede hoy en día.

Desde el año 2003, ofrece sus servicios de forma gratuita. Ha tratado a casi 5.000  personas con diferentes patologías, incluyendo todo tipo de canceres, escoliosis de la piel, leucemia, diabetes, dolor crónico, verrugas, melanomas, herpes o cualquier infección viral o bacterial. Los resultados son convincentes. “El 70% de los pacientes que siguieron el protocolo se liberaron de cáncer ingiriendo 60 gramos de Aceite de Cannabis de alta calidad”, dice Simpson.

 

rick-simpson

 

El descubrimiento de esta nueva cura excitó a Rick y le llevó a enviar su mensaje de forma rápida a la mayor cantidad de gente posible. Sin embargo, el largo brazo de la ley le atrapó. A pesar de haber estado ofreciendo su servicio sin ánimo de lucro, la Policía Montada Real Canadiense hizo una redada en su casa en 2005. Le ordenaron detener la producción de Cannabis y le multaron por posesión y tráfico de marihuana. Rick cree firmemente que esta redada se realizó con la finalidad de parar su mensaje sobre la posible cura del cáncer. En aquella oportunidad se lamentó diciendo “¿cuantos camellos conoces que cultivan cannabis abiertamente y extrae el aceiten esencial de la planta y dan gratis este aceite a quien lo necesita?”

En el cumpleaños número 58 de Rick Simpson, en 2007, fue condenado por traficar 5 gramos de una sustancia ilegal y encarcelado durante cuatro días. Las circunstancias que llevaron a la detención fueron que estaba dando 5 gramos de aceite a una mujer, sin costo, mayor de 20 años, después de que la mujer se presentara en su casa y le explicara que sufría de un problema en la espalda que le impedía trabajar. En 2008 fue sentenciado también a cuatro días de cárcel por delitos de tráfico de estupefacientes.

En 2009, la casa de Rick Simpson sufrió una nueva redada policial. Esta sería la tercera vez. El hecho ocurrió el día después a que la High Times Magazine le nombrara “Luchador por la Libertad del Año”. Para entonces ya había publicado el documental “Huyendo de la Cura” (Run from the Cure) y se encontraba realizando el “Crush Cancer Tour”. Rick se refugió en Europa por temor a ser encarcelado en Canadá. Le preocupaba terminar preso en vez de encontrar curas para el cáncer. Aún peor, temía por su vida. Su única salida era el exilio y el asilo político en Europa.

rick_simpson_oil_2262013-1

El año 2010 fue un año muy movido para Rick ya que su fama alcanzó Europa y las subculturas de tratamientos médicos alternativos. Realizó entrevistas, charlas públicas y marchas. También escribió un libro llamado “Phoenix Tears”. Las charlas y eventos públicos se extendieron hasta 2011, visitando disntintos países como Croacia o La República Checa y promocionando su libro por el continente europeo. Para ese año su vídeo de “cómo crear y hacer tu propio aceite de Cannabis”, junto con cientos de testimonios grabados en vídeos por personas que aseguraban sus cualidades curativas o mostraban sus mejorías en Internet, convertían a este vídeo en favorito de redes sociales como youtube y facebook. 

Imagen de previsualización de YouTube

A día de hoy, Rick continúa su cruzada para frenar el cáncer con su innovadora fórmula; apasionadamente quiere poner la medicina natural al alcance de cualquier enfermo, mientras se enfrenta contra la adversidad, la ley, la ignorancia pública y los tremendos músculos de la industria farmacéutica, que quieren mantener la medicina alternativa alejada del público para preservar sus cuantiosas ganancias y beneficios económicos.

 

 

Fuentes:

-Huyendo de la Cura –Película-

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

 

-PhoenixTears.ca

 phoenixtearsstory

Nico Sedado

 

Bookmark and Share

Tags:

Category: Artículos

La Otra Realidad del Cannabis